¿Tener un hijo para salvar la relación?