¿No significó nada la infidelidad?