¿La convivencia mató el amor?