Las segundas oportunidades ¿sirven?