¿Debemos dejarlo todo por la pareja?