¡No sé discutir!

Las segundas oportunidades ¿sirven?