¿Vibrar alto propaga alegría?