¡Lucha de egos en la relación!


Dicen que los problemas de pareja se solucionan en la cama, pero hay algunos que al parece son más complejos de lo que creemos, porqué influyen directamente en nuestro estado anímico, la alarma se activó y es momento de poner un ¡stop! antes que sea demasiado tarde o ¿no?

Hemos repetido hasta  el cansancio que el comienzo es bello, encantador y alucinante, nos sentimos completamente enamorados y viviendo una historia de ensueño, quién no ha dicho alguna vez “es todo lo que andaba buscado”, mmm y qué pasa con el tiempo que ese pensamiento cambia completamente, y le encontramos más cosas malas que buenas. ¿Qué nos pasó?

Bueno al parecer el señor ego se está convirtiendo en el villano de la historia, ya no es todo color de rosas, y su personalidad ha cambiado de la noche a la mañana, compartimos momentos de relajos con amigos de él o ella, sin embargo, de pronto no sabemos si es una pesadilla o la realidad, nuestra pareja toma protagonismo, pero cómo el “florero de la mesa”, algo que jamás esperamos. Además levanta la voz cada vez que puede y lo peor es que nos pasa a llevar con comentarios fuera de lugar e hirientes.

Sí porque quieres dar tu opinión y tú pareja te interrumpe o te lleva la contra en lo qué dices, con un único fin: destacar más. Lamentablemente este tipo de conductas apaga la magia y las ilusiones se han ido desvaneciendo por su ego descontrolado y soberbio.

Finalmente esto se transforma en una lucha de egos, la idea es sentirnos bien al lado de la persona que elegimos cómo pareja, y no extrañas ni mucho menos incomoda con su forma de ser. Por supuesto, que no debemos echar todo por la borda, una conversación para manifestar la molestia no estaría mal.

Además ya no somos unos adolescentes, es una relación madura, no una competencia por quién destaca más que el otro.

¿Qué ocurre si luego que hablamos continúa con el mismo comportamiento? ¿Por qué aguantar que la gente que supuestamente nos quiere nos pase a llevar?

Al final todo pasa por algo, hay quienes tienen la suerte de poder superar estas pruebas, otro no y es mejor seguir el camino solos, sin la necesidad de otro que en vez de entendernos y comprendernos, lucha constantemente por ser mejor que nosotros y resaltar a como dé lugar.

¿Y ustedes cómo manejan su ego?

(144)

¡Lucha de egos en la relación!

0 Comments