No me veo sin ti, pero ¿quiero seguir con esto?


Hay temas que nos cuesta muchísimo comprender, porque en el corazón no se manda y cuando te enamoras de una persona, te ciegas y solo ves virtudes y muy pocos o nada de defectos. Te dedicas a disfrutar el momento y a entregarte al cien por ciento.

Nos gustaría que todo fuera color de rosas y jamás tener problemas o ver si quiera en peligro lo que tanto nos ha costado formar, pero queramos o no los conflictos son más común de lo que te imaginas, más cuando llevas harto tiempo de relación, los años pesan.

Cuando tienes una relación que se transforma en costumbre pocas veces tienes la fortaleza de reconocerlo, porque claramente será un motivo para pensar si realmente quieres seguir en la relación, aunque cuando te imaginas, te entra una angustia porque no te ves sin él o ella.

Podríamos llamarla “dependencia emocional” y claro que no estamos tan alejados de la realidad, pero en una relación de pareja es difícil separarse, si acostumbras a pasar la mayoría del tiempo con esa persona o que los planes de vida a futuro sean juntos.

Y caemos nuevamente en mencionar la famosa zona de confort, esa que nos permite tener tranquilidad pero no avanzar, porque estamos en la absoluta comodidad y el realizar un cambio implica movimiento y comenzar desde cero, paso que no todos están dispuestos a dar.

Muchas veces incentivamos a las personas a que dejen a sus parejas, porque vemos que ya no es una relación sino que algo que lamentablete no les suma y está sacando lo peor de ellos, sin embargo, ver las cosas desde la vereda de al frente es totalmente distintos, no sabemos bien qué ocurre en esas cuatro paredes.

Hay quienes evitan dar un paso al costado, por evadir a como dé lugar el sufrimiento. Lo que al comienzo partió como algo hermoso, se transformó en una costumbre y luego pasó a una exigencia, porque pasó a ser parte de la rutina diaria.

Cuesta mucho poner punto final a una relación, cuando sientes que al terminar perderás una parte de ti alejada de esa persona, pero con el tiempo te darás cuenta que necesitas valentía para volver a reconocerte a ti misma y a seguir con tus propias alas.

Y tú ¿te imaginas sin tú pareja?

(86)

No me veo sin ti, pero ¿quiero seguir con esto?

0 Comments