¿Soy madre, esposa y amante?


En este mundo nos encontramos con cada historia y ya no es un secreto que ellas y ellos son infieles ¿los han pillado? Ese es el principal pero de todo esto, porque quienes no la saben hacer salen bien heridos de todo este entuerto, en cambio aquellos que tienen la capacidad de aparentar y disimular como si nada pasara con sus parejas, podríamos decir que “pasaron la prueba”.

Ustedes se preguntarán ¿cómo? Bueno no se espante porque esto recién comienza, y tampoco se haga la que jamás ha escuchado hablar de infidelidad porque es momento de sacarse la venda y hablar como dirían por ahí “a calzón quitado”, si ya estamos en tiempo de poder decir las cosas al pan pan, vino vino.

Seamos realistas, las relaciones luego de un tiempo bajan la intensidad y nos quedamos mirando con un signo de interrogación, porque no entendemos cómo llegamos a esto, bueno no son las únicas porque aunque no se den cuenta a su alrededor hay varias más que les encantaría estar en esta conversación.

Las podemos incluir, eso sí que no queremos “cartuchas” si la idea es que sus confesiones nos ayuden a esclarecer un poco las cosas, que se ven bien oscuras a simple vista. Debemos reconocer que cuando ellas son infieles, se les critica muchísimo más, pero si son madres y tienen familia, ahí sí que el entorno pone el grito en el cielo.

¿Infidelidad? Debemos entender el engaño, aunque duele por algo fue, pero esto va más allá, porque qué ocurre cuando eres madres, esposa intachable y además amante ¿un poco enredado? Bueno es cosa de entender y veras que es mucho más simple de lo que piensas.

Hay ciertas necesidades biológicas que necesitas satisfacer, pero sientes que con tu pareja ya no hay ganas, pero aun así quieres continuar la relación porque tienen hijos y en otros aspectos se  complementan. Sin embargo, ese lado sexual lo vives intensamente con tu amante, y luego vuelves a tu casa como si nada, y sigues con normalidad.

Ya veo sus caras de espanto, pero lo más probable que alguna amiga de ustedes esté viviendo una situación como está y no esté arrepentida, porque mientras ella en su casa juega a la familia feliz, todo está bien ¿segura? Ahí encontramos por fín el problema, aparentar para que nadie hable y si nos preguntamos realmente ¿somos felices? El poder de decisión en estos casos es el más importante y si no tenemos la capacidad de elegir, parece que estamos en un lugar sin salida.

Y tú ¿has sido alguna vez madre, esposa y amante?

(77)

¿Soy madre, esposa y amante?

0 Comments