Es posible que tus hijos obedezcan sin retarlos o subir la voz


Si hace un par de años era difícil ser padres con los pequeños jugando con crayones y libros, hoy es doblemente peor, con el uso de smartphones, televisión y otros artículos tecnológicos, cada vez es más desafiante lograr que tus hijos te escuchen y obedezcan.

De todos modos esto no es imposible, sólo debes tener en consideración algunos puntos a tu favor y no desesperarte antes de tiempo. Para ello, la psicóloga Maribel Martínez da varias pautas en su libro ¿Cuántas veces te lo tengo que decir?

Tal parece ser, que todos los padres tienen esta frase cliché y en ella yace la respuesta, pues los niños no obedecen a la primera orden por varios factores, pero principalmente debido a que tienen claro que la orden les será repetida en múltiples ocasiones.

La solución podría ser la autocrítica, los niños son mucho más concretos, por ende la psicóloga explica que “cuando un niño está corriendo y le decimos “no corras”, lo que de verdad queremos es que se siente en una silla y que no se mueva. Entonces no estamos expresando lo que verdaderamente buscamos. Hay que aprender a mandar para lograr que nos obedezcan” no está mal cuestionar cómo estás llevando la paternidad, ni menos el no estar siguiendo los mismos patrones que tus padres.

Llegar a cuestionarte los métodos de crianza, es un paso más allá hacia el respeto para con los niños y el que así, cuando crezcan, sean adultos felices y conectados a sus emociones.

(19)

Es posible que tus hijos obedezcan sin retarlos o subir la voz

0 Comments