Derribamos 4 mitos de las vacunas


Durante los últimos años las vacunas se han vuelto todo un tema para los padres, con el surgimiento de variados grupos “antivacunas” de los que han surgido muchos mitos que por la salud de tus hijos y el mundo, es importante derribar.

Las vacunas causan autismo

FALSO. Aún no se ha descubierto las causas del autismo, por tanto, no existe relación alguna entre este síndrome y el hecho de vacunar a tus hijos. De hecho este mito surgió en 1997, tras un supuesto estudio de un doctor, sin embargo, luego se descubrió que el estudio tenía compromisos financieros, terminando por perder su licencia de médico.

Las vacunas pueden esperar un tiempo

 FALSO. Por algo las vacunas se ponen a las X cantidad de meses, pues previenen enfermedades que con potencialmente mortales mientras los niños estén pequeños, por ello se pide que estas sean aplicadas cuando corresponde, para así protegerlos de enfermedades que pueden llevarlos a la muerte como el sarampión, la tos ferina y la difteria.

Con ellas se debilita el sistema inmunitario

FALSO. Muy por el contrario, las vacunas se aplican para fortalecer el sistema inmune y que este cree anticuerpos referente a estos virus para los que se han creado las inyecciones. La idea de estas es que el cuerpo aprenda a defenderse de esta infección, por ende, su función es robustecer el sistema, no al revés.

Las vacunas provocan las enfermedades

FALSO. Como ya se explica en el punto anterior, lo que se inyecta es el virus inactivo, para que el cuerpo reaccione, sin contagiarse de él. En palabras simples, las vacunas “imitan” el virus, pues el sistema inmunológico “piensa” que existe esta amenaza, creando anticuerpos para defenderse, sin estar sometido realmente al peligro.

(37)

Derribamos 4 mitos de las vacunas

0 Comments