3 errores muy comunes al intentar sacar un diente de tu hijo


Nuestra memoria a largo plazo no está muy bien desarrollada cuando somos bebés y por suerte, pues así no recordamos lo molesto que es cuando nos salen nuestro primeros dientecitos de leche. Estos a partir de los 5 años se empiezan a soltar poco a poco y los cambiamos por unos definitivos.

Hay muchas maneras en las que estos logran salirse, muchas veces con ayuda de los adultos o los mismos niños, pues claramente tener un diente suelto es la puerta de entrada a muchísimas cosas divertidas, como jugar con él, soplarlo, moverlo con la lengua y más. Y por supuesto, en tu temor de que se lo trague, también cooperas a que se lo saque pronto, sin embargo, esto podría no ser la mejor idea y estés cometiendo más de un error.

Amarrarlo a una puerta

El típico truco de sacarlo de forma abrupta para provocar menos dolor al niño. Yo que tú, dejaría de hacerlo. Esto de todas formas puede ser un momento traumático para el niño y muy agresivo para el diente, pues puede romper su raíz e incluso provocar que quede parte de ella dentro de la encía.

Moverlo con la mano

Una de las opciones más populares, es tener a tu hijo constantemente moviendo el diente para que así se suelte más rápido. Si bien no le merece trauma ni al niño, ni al diente, lo ideal siempre será que se caiga sólo, eventualmente lo hará en el momento menos esperado, mientras come, juega o está en el colegio.

Empujarlo con objetos

Esto a veces escapa del control de los padres, pues lo niños comienzan a empujarlo con los cubiertos, fósforos, el cepillo de dientes y así, lo ideal es que estemos super atentos para que esto no ocurra, pues además de poder hacerse daño con estos objetos, tampoco nada nos asegura que estén correctamente limpios y podría provocar una infección en las encías del menor.

Es normal que a los papás les aterre que el diente se lo trague en medio de la noche y se ahoguen, pero idealmente debe salirse sólo. La “ayuda adulta” debe ser requerida exclusivamente cuando el diente se haya soltado por completo y salga con facilidad, para así no dañar la encía ni la raíz.

(131)

3 errores muy comunes al intentar sacar un diente de tu hijo

0 Comments