El maltrato infantil vuelve a los niños propensos a las adicciones


Toda acción de los adultos, sean padres, cuidadores o cualquier símbolo de autoridad hacia un niño, tendrá grandes repercusiones cuando este pequeño se convierta en un adulto, por más insignificante que nos parezca, pues el cerebro se está desarrollando y cualquier actitud negativa, puede provocarle alteraciones.

Así es, el maltrato, que para algunos es algo muy relativo, puede provocar grandes daños a nivel cerebral, donde este órgano del pequeño no se desarrolle de manera correcta y por ende traiga consecuencias en su adultez.

Según estudios del NIDA (National Institute on Drugs Abuse o Instituto nacional del abuso de drogas) los adultos que presentaban señales de abusos en su niñez, tenían 9 regiones corticales diferentes a las de quienes no habían sufrido maltrato.

Entre las diferencias que se podían presentar estaban actitudes socio perceptuales básicas, la capacidad para mantener un equilibrio entre ser introvertido o extrovertido e incluso la habilidad de autoregular las emociones y conductas.

El maltrato no sólo configuraba el cerebro con faltas de las acciones anteriores, además alteraba la parte de este donde se disciernen las necesidades urgentes y sentimientos internos.  Además, implica que los jóvenes sientan aún más necesidad de consumir diferentes tipos de drogas, reduciendo la capacidad de percatarse de las consecuencias de su consumo.

(18)

El maltrato infantil vuelve a los niños propensos a las adicciones

0 Comments