Conoce estos 4 tipos de depresión


Hacerse cargo de la salud mental es una de las cosas que más nos cuesta hasta el día de hoy, pues aún existen muchos tabúes y prejuicios alrededor de ir al psicólogo o psiquiátra, pues son áreas de la salud un tanto puestas en duda”.

Por lo mismo, los trastornos del ánimo o de la personalidad, han sido incluso hasta romantizados por las nuevas generaciones, llegando a un punto en el que sufrir de ansiedad o depresión, te vuelve especial y casi te da un mejor estatus.

Sin embargo, son temas que no deberían banalizarse y esforzarnos un poco más en reconocerlos, para así poder prestar ayuda si alguien así lo necesite, incluso nosotros mismos.

Depresión de base genética

Este tipo de depresión se da cuando tienes los químicos de tu cerebro bajos. También conocidos como neurotransmisores, son los que regulan tus emociones y estados de ánimo. Muchas veces los hemos escuchado, son la serotonina, dopamina y norepinefrina. Al caer abruptamente los neurotransmisores, se generan estos cambios de ánimo repentinos donde se siente como un  espiral descendente y rápida de emociones cuando algo malo pasa. En general se necesitan medicamentos para regular esta afección.

Depresión traumática

Estos tienen raíz a temprana edad y también se le conoce como depresión del desarrollo y se da cuando una persona fue abusada, abandonada o descuidada en su infancia. Al ser un niño criado en la inseguridad, se vuelven sumamente vulnerables en la adolescencia y generalmente evolucionan en adultos tremendamente infelices. En la adultez, se ve reflejado al momento de desarrollarse con dificultad en ámbitos laborales y emocionales.

Depresión clínica

La muerte de un familiar querido, la pérdida de un trabajo o una enfermedad potencialmente mortal, pueden desencadenar una depresión de este tipo. Es normal sentirse triste o desconsolado ante cualquier de estas situaciones, lo grave es cuando esto se prolonga por mucho tiempo y no tienes herramientas para anteponerte a estas situaciones.

Depresión Mayor

Se dice así cuando son casos graves y debilitantes de depresión, al punto en que no puedes continuar con tu ritmo de vida usual, o sea, afectan a la persona en su capacidad de “funcionar” y es necesario una intervención médica urgente, en muchos casos debe internarse a la persona, pues algunos podrían llegar a incluso atentar contra su vida. También puede darse por predisposición genética/hereditaria.

Si te sientes deprimida constantemente o crees que tus problemas son más grandes que ti, es momento de pedir ayuda médica, sin miedo, sin prejuicios, todo siempre será por tu bien.

(88)

Conoce estos 4 tipos de depresión

0 Comments