¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando te haces vegetariana?


Recientemente el vegetarianismo y el veganismo como modo de vida ha tomado bastante fuerza, sobre todo por el rol de las redes sociales, donde es fácil que un contenido se haga viral en cosa de horas, por lo que si alguien con muchos seguidores (como cualquier artista o persona famosa) comenta que se ha dejado la carne, no toma mucho que todos se enteren.

Pero primero hay que comentar que no es fácil adaptar toda tu vida a este nuevo estilo de vivir, y que por mucho que algunos lo crean, no es una moda, o si decides cambiar tu dieta por moda, te contamos que no va a durar mucho.

Dejar la carne implica cambios, y no sólo para el medio ambiente (los animales) sino también en el organismo de quien empieza a seguir un estilo de vida vegetariano. Aunque, es necesario cambiar completamente el estilo de vida.

En otras palabras, abandonar la carne, pero comerte las papas fritas agrandadas de McDonald’s, más el sandwich no le hará mucho a tu cuerpo.

Las primeras semanas notarás un aumento de energía, sobre todo porque dejar este alimento  significa también reducir considerablemente el consumo de productos procesados cargados de químicos y conservantes, o sea, adiós al paté, hamburguesas, salchichas y un sinfín de cosas que venden en el supermercado. Y al dejar eso, empiezas a comer más saludable por el aumento de nutrientes, fibras y vitaminas proporcionadas por la fruta, verduras y legumbres (los que usas para acompañar tus platos en vez de un bistec).

Los primeros meses mejora el aspecto de la piel y la salud cardiovascular porque al comer más frutas y verduras el aumento de vitaminas puede mejorar el acné y dejar la piel más luminosa. Además, dejar los alimentos procesados significa disminuir considerablemente el consumo de sal, recuerda que todos esos alimentos suelen tener sellos. Y menos sal se traduce en menos retención de líquidos.

Ahora, si decides seguir una dieta vegetariana sigues consumiendo lácteos, pero si también decides dejar estos alimentos hay un problema, porque son fuentes de vitamina D. La luz del sol ayuda a sintetizarla, pero en menor medida. Por lo que habría que tomar algunos suplementos, y lo mismo sucede con el hierro, el calcio y el zinc.

A largo plazo verás una pérdida de peso y una mejora en la salud en general. Distintos estudios confirman que vegetarianos y veganos tienen un IMC más bajo que quienes comen carne, además se reduce el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares al reducir también el consumo de sal y azúcar (resultado de dejar los alimentos procesados)

Aunque, a mediano y largo plazo, la falta de vitamina B-12 puede producir agotamiento físico y hasta afectar al cerebro, pues está vitamina se encuentra presente en el pollo, lácteos y otros alimentos de origen animal, por lo que la ingesta de suplementos es obligatoria, si quieres seguir saludable.

Así que, lo más importante si quieres realizar un cambio de vida es que lo hagas como dice Luis Fonsi: des-pa-ci-to, y que acudas a un especialista que pueda recetar los suplementos necesarios para no resentir el consumo de carne. Aunque si no quieres dejar completamente la carne, pero sí vivir más sano, un buen primer paso es dejar los alimentos procesados.

(148)

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando te haces vegetariana?

0 Comments