¡Las comparaciones odiosas!


¿Comparaciones? Desde pequeños que debemos reconocer nos carga que nos den como ejemplo a otros, y nos digan que les encantaría que fuéramos como ellos, ahí está el problema el tan odiado “como”, si pareciera ayer cuando los padres nos decían porque no podíamos ser como el mateo del curso.

¿Por qué no estudias como ella?, esa y otras cosas que comparaban nos hacían sentir pésimo, pero cuando crecemos y por más que prometimos jamás hacer lo que nos molestaba, inconscientemente volvemos a caer en lo mismo, y me refiero en esta ocasión a las parejas.

Nunca estamos conformes con lo que tenemos, siempre vemos más verde el pasto del vecino y más si se trata de comparar a nuestra parejas con otras que se ven como si fueran perfectas y salidas de cuentos de hadas, ¿qué sacamos con eso? Bueno solo buscarnos más y más conflictos.

Si crees que diciéndole a tu pareja, que te gustaría que fuera como el pololo de tu amiga, o que tenga las mismas atenciones contigo, estás muy equivocada, cada cual es como es y si pretendes convertirte en la mamá de tu pareja, déjame decirte que llegaste tarde, porque progenitora hay una sola.

Las cosas como son, no tienes por qué comparar a tu pareja con nadie, es cosa que tengan una conversación madura y sincera con respecto a las cosas que les molesta del uno y del otro. Muchas veces nos cansamos de dar tanto y no recibir nada, pero ¿será que lo aceptamos así de un comienzo?

Hemos dicho varias veces que lo que nos gustaba en un comienzo, con el tiempo nos molesta, al extremo de ser uno de los motivos que nos lleven a cortar la relación de raíz y sin posibilidad de reconciliación, porque siendo bien sinceras, nos cansamos.

Todas las comparaciones son odiosas, si basta decir “porque no eres como él o ella” para que estallé la guerra, porque inconscientemente le dices que otro es mejor y sí es así ¿para qué sigues en la relación?

Y tú ¿haces comparaciones odiosas?

(47)

¡Las comparaciones odiosas!

0 Comments